Overview

Basada en Carmen, de Mérimée, esta SANGRÍA juega con los tópicos de la hombría, el honor y la tentación. Toreros, cigarreras y sargentos de dragones en patines aparecen en la obra, poniendo en solfa los más tradicionales valores patrios...¿Quién lleva los pantalones? ¿Y quién los cuernos? Nada es lo que parece, y los tópicos no son más que verdades a medias.

Estética

La base estética del proyecto encaja e impulsa el discurso del mismo, trasgrediendo la norma de los personajes. Por una parte trasladamos la presencia de Carmen y su peripecia a la calle, lo que ya implica una serie de cambios al adaptar los elementos de vestuario y maquillaje al escenario urbano, rediseñando las proporciones de todos los complementos y el propio vestido buscando la focalización de la atención y la inmediata identificación del personaje. Con los antecedentes del anterior espectáculo de calle de la Cía., se realiza el trabajo a partir de una estética de lo excesivo, sin caer en lo grotesco, de lo sobredimensionado, sin crear deformación, recogiendo todo el saber de una nueva escuela de la “comedia del arte”.

Dos importantes referentes aparecen en este apartado. Por una parte el bailarín y coreógrafo Lindsay Kemp, maestro en la composición de imágenes y el manejo de la ambigüedad sexual y por otra parte el dibujante catalán Nazario, cuya obra marcada por su homosexualidad, es un constante homenaje a los mitos y tradiciones españolas más arraigadas convenientemente trastocadas por las potentes imágenes de sus dibujos y la contundencia poética de sus guiones.

Obras relacionadas